6/7/13

EL PEDRAFORCA. PEL REFUGI LLUÍS ESTASEN, COLL DEL VERDET, CIM DEL PEDRAFORCA,TARTERA. Ruta de Senderisme.


A las 5:30 de la mañana suena el despertador. Me levanto rápidamente, breve desayuno, breves acondicionamientos de material y tren hasta Sant Cugat, dónde hemos quedado para partir en dirección a Berga. Objetivo: subir al Pedraforca, una espectacular montaña de 2506 mts. de altura. 
El Pedraforca es una de las montañas más emblemáticas de Catalunya. Tiene una forma muy característica por sus dos grandes cimas separadas por un gran collado. La cima norte está compuesta por dos picos: el Pollegó Superior (2.506 m) junto al Calderer (2.505 m). La cima sur la conforma el Pollegó Inferior (2.445 m).  El Pedraforca se encuentra en la Sierra del Cadí, dentro del área del Parque Natural del Cadí-Moixeró.


Las espectaculares moles del Pedraforca.

A las 8:45 hemos llegado a nuestro destino, el "Mirador del Gresolet" una gran zona de aparcamiento dentro del Parc Natural, dónde comenzamos una ruta que va a resultar más complicada de lo que nos esperábamos en un principio.
Nuestro primer destino, será el Refugi Lluís Estasen.
y a medida que vamos iniciando el camino, rápidamente nos envuelven paisajes de gran belleza.




Subiendo hacia el refugio.



Comienzan leves subidas por senderos muy arbustivos, tranquilos y sombreados.




En unos quince minutos llegamos al Refugi Lluís Estasens. El lugar, situado en un verde prado entre las altas montañas invita a la calma y a la reflexión interior.


Refugi Lluís Estasens.

Interior.

Seguimos ruta hacia el cim del Pedraforca por el llamado "Coll de Verdet".




A medida que vamos ganando altura comenzamos a admirar los grandes horizontes, extendiéndose lejanos, neblinosos, etéreos...




Si levantamos la vista a nuestra izquierda podemos admirar las grandes moles pétreas que forman el impresionante macizo.


Massís del Pedraforca.

La subida en este momento, a pesar del continuo desnivel, es sólo un aperitivo de lo que está por llegar...


Subidas dificultosas...



La lejanía, a medida que vamos subiendo, se compone de multitud de cimas lejanas, unidas como un abrazo sutil que rodea la eternidad...




Algún rayo inesperado ha cruzado el cielo tormentoso y ha abatido bruscamente el tronco del primer árbol que ha encontrado...




Otros, sin más se han quedado sin su estructura interna, abiertos al tiempo y a la intemperie, como mudos testigos del paso del caminante.





Vamos enfilando subidas interminables, siempre rodeados de este ambiente indescriptible, de sensaciones lejanas, de olores, de luces y sombras...







El Pedraforca se encuentra allá al fondo, a una considerable distancia que lentamente va acortándose.




Desde esta altura podemos ver, allá a lo lejos el "Mirador del Gresolet", lugar de inicio de la ruta.










Vamos ganando altura. A nuestros pies se extiende todo un mar de verdes montañas que se elevan entre honduras y abruptos precipicios.


A gran altura.

Mirando a la distancia.



El sendero transcurre junto a una cavidad de la roca, una especie de "balma" sombreada y acogedora.




Hemos llegado a un lugar tranquilo donde una fuente detiene el tiempo del senderista. El agua está fresquísima, y nos ayuda a limpiarnos el sudor de la subida.




Son cerca de las 10:30 cuando decidimos parar a desayunar. Como siempre, vamos a lo típico, aderezado con  "xocolata" y una fruta.




Parece que hayamos hecho una zona de avituallamiento ya que el obligado paso de otros senderistas llama la atención poderosamente.


"La típica".

El desayuno nos ha sentado más que bien. Y renovados de fuerza continuamos nuestra ascensión y seguimos y seguimos, cada vez mas cerca de los imponentes peñascos rocosos. Realmente es una maravilla sentirnos tan cerca de esta naturaleza.


Las imponentes rocas del Pedraforca.





Allá a lo lejos, entre las rocas de la montaña vemos aún la existencia de hielo, una pequeña "nevera" que permanece todavía ajena al soleado día que disfrutamos.


El hielo "inderretible".





Llegamos al llamado "Coll de Verdet", lugar dónde se inicia la verdadera subida al Pedraforca. Estamos ahora a 2250 mts.


"Coll de Verdet".

Desde este lugar se puede ver allá a lo lejos el pueblo de Gósol y la cara sur de las montañas del Cadí.
Realmente la vista es de una grandiosidad indescriptible.


Gósol a lo lejos.

A partir de aquí, seguimos la ascensión en dirección a las altas peñas del fondo.


Continuamos subiendo.

Si miramos atrás, la vista es magnífica, realmente indescriptible. Grandes montañas elevándose, con intrincados precipicios que se hunden hacia todas partes...




A medida que vamos avanzando y mirando el camino realizado, nos damos cuenta de la la enormidad de esta naturaleza. El "Coll de Verdet" queda ya lejos.




A partir de aquí, comienza el ataque final hasta la cumbre del Pedraforca, llamada también "Pollegó Superior". La única manera de ir subiendo es mediante la "grimpada", es decir, ayudándonos de manos y pies, ir escalando las rocas. Necesitamos hacerlo con mucha precaución ya que cualquier descuido, puede resultar muy peligroso. Hay que andarse con mucho tiento.
Las marcas de pintura del PR, ayudan a orientarse en los lugares por los que debemos ir ascendiendo.


Primera grimpada.



El ascenso por estas rocas resulta especialmente peligroso  según en que épocas del año se realice la ruta. Si  las rocas están húmedas, hay que tener mucha precaución ya que estas son extremadamente resbaladizas.
Hay que realizar tres grimpadas importantes, mas dos descensos por las rocas, para llegar al destino, así que... a disfrutar lo mejor que se pueda.






En nuestra subida tenemos  la sorpresa de encontrarnos con un intrépido chavalito de 5 años subiendo como un arácnido. Lo acompaña su padre y dos hermanas que ascienden también con nosotros, ayudándonnos mutuamente. El niño, lo tiene claro... va por delante...




En algún tramo encontramos la ayuda de un cable para ir subiendo. Pese a esto, la precaución debe ser máxima.
Al día siguiente de nuestra ruta, leí en el periódico que un senderista tuvo que ser rescatado por una caída al intentar subir al Pedraforca. Así que ¡cuidadito!...


Con la ayuda de una cuerda...



El paisaje va cambiando a medida que vamos subiendo. Realmente, es impresionante. 

El gran abismo...



En uno de los puntos, vemos ya la gran "enforcadura", que hay entre el Pollegó Superior y el Inferior. Se trata de una gran "Tartera", que desciende a izquierda y derecha por la que deberemos bajar una vez alcanzada la cima. La de la derecha lleva hacia el pueblo de Gósol. Nosotros debemos ir hacia el otro lado.


"Enforcadura dreta"

Culminamos finalmente la cima del Pedraforca con sus 2506 metros de altura. El final, ha valido la pena, un final lleno  de gozo y satisfacción.


En la cumbre del Pedraforca, dando fe de la "hazaña".
Altura alcanzada.

Pero no estamos solos. Aquí han llegado previamente otros senderistas que hacen de la cumbre un campamento.
Todo el mundo picotea algo, otros fotografían, otros observan... para todos los gustos...






En el cim...

Descendemos de la cumbre. Nos espera aún un inesperado final... la terrorífica "tartera". Todo el mundo con el que hemos hablado, la ha definido como complicado. Veremos...


La gran "Enforcadura".
Observemos desde otra perspectiva el lugar por donde vamos a descender y su longitud...

La gran "Tartera" del Pedraforca.

El suelo de la tartera en su parte superior, está compuesto por piedras muy pequeñas que hacen que sea facilísimo resbalar. De hecho los pies se deslizan con gran rapidez sobre las piedrecillas, que impiden mantenerse con seguridad.




Realmente, nos encontramos atrapados en una especie de gran tobogán que desciende precipitadamente hacia un final ... imprevisible...



No hemos logrado afianzarnos aún yendo a la parte  lateral dónde existe mas vegetación. También otros senderistas encuentran serias dificultades en este descenso.




Empedrado...

Hago un cálculo aproximado de la longitud de esta "tartera", cercana a los 800 metros de longitud.




Muchas veces, las piedras, descienden con nosotros.
Lo que si está claro es que todo el mundo, tarde o temprano, va a resbalar. Hay que tomárselo con filosofía.


Doble caída...

Y vamos bajando lentamente, resbalando una y otra vez. Piedras y mas piedras que se deslizan interminablemente. Las botas se resienten por lo accidentado del terreno. Creo que van a sufrir algún percance...


Pisando fuerte...

Descenso de vértigo.

Obsérvese las magulladuras del intrépido caminante. Parecen las llagas de algún santo en perpetua pasión.


El santo caminante...

La vista resulta ya de lo más empedrada. Sólo veo piedras, incontables, eternas, infinitas. Piedras, piedras, piedras. Fatigosas piedras...



Mas piedras...


Otra caída llegando casi al final de la "Tartera"...

Finalizando la "Tartera".

Finalmente llegamos a un pequeño bosquecillo por el que se interna el sendero que lleva hasta el Refugi Lluís Estasen  situado a 1640 metros.


El sendero anhelado.

Ultimas señalizaciones.

Llegamos finalmente al refugi. Como una casa en la pradera, a esta hora de la tarde, se encuentra muy concurrida. Senderistas, escaladores, jóvenes acampados,  etc...
Algunos se refrescan tumbados en la yerba que rodea la casa, mientras un monótono riego por aspersión, difunde por doquier el aroma a tierra mojada.
(¡Si!, yerba está bien escrito. También se escribe así).
Un refresquillo y bajamos hacia el coche dando por terminada esta impresionante ruta. Son las 5:45 de la tarde.


Llegando al "Mirador de Gresolet".

Han sido 9,2 km. de recorrido, con un desnivel de 960 mts. Ruta preciosa, de gran belleza, magnífica. Recomendamos hacerla fervientemente. No hay pérdida posible, pero dejo un enlace de un tal Totnatura:
http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=450588


Ruta realizada.


1 comentario:

  1. Es una montaña con encanto como si estubiese embrujada osease que tiene embrujo invito a subir

    ResponderEliminar