11/8/18

"EL CRISTAL SIN NOMBRE" (1980). Película en Súper 8 m/m.

En aquel lejano año de 1980, vuelve a sonar el mágico sonido del motor de una pequeña cámara de formato súper 8 m/m., la Nizo 2056 de Braun.
El sonido magnifica el paso de la película virgen por la ventanilla que capta las imágenes del exterior. Este acto sublime evidencia una idea que se ha fraguado en una mentalidad veinteañera y que, al final, a medida que el material fotosensible se ha impresionando, da lugar a la consecución de una película más o menos afortunada. Y como en aquella época gusto tanto de estas cosas, y triunfa el género del terror, me planteo abordar también mi particular visión del tema.
Cuento con poquísimos medios a mi alcance y he de improvisar con todo. El realizador superochista se las tiene que haber con todo a la vez. Es guionista, operador de cámara, director de actores, iluminador, ambientador, y posteriormente montador y proyeccionista, y además ha de embaucar a los protagonistas en el proyecto.
¿Qué más se puede hacer al mismo tiempo?
Con todos estos elementos mezclados, sale a la luz este pequeño filme que he rescatado de la oscura bobina en la que está almacenado y que ahora se difunde como se hizo en sus gloriosos días en los que se exhibíó en los esperados certámenes de Súper 8 m/m.
Dejémonos de palabrería y veamos el apasionante filme de poco más de 16 minutos de duración, donde aparece la protagonista de la historia que, bajo el influjo de un misterioso "cristal", sufre unos extraños episodios de posesión que la llevarán a un inesperado final.







¡Quede ahí para una segunda posteridad!.
Y si se quiere seguir disfrutando de otros filmes del mismo autor, aquí dejo el enlace de otras de indudable interés.
Todas ellas rodadas con esta pequeña cámara que en su tiempo hacía las delicias del cineasta.








¡Ahí queda esto!, artesanía pura y creativa de otros tiempos.



8/7/18

SANT CARLES DE LA RÀPITA: RECUPERANDO EL "PROYECTO CASTOR", O EL MÉTODO DEL IMPACTO VISUAL Y LA TORTURA DEL OJO.



Pues si, parece que el famoso "Proyecto Castor", tan odiado y fuente de conflictos entre la gente que se inventa problemas medioambientales y los mandamases de turno de oficio, volverá a recuperarse. Y en ese resurgir de las cenizas de la inquisición como si del ave Fénix se tratara, se le va a dar una merecida segunda oportunidad. 






¿Cómo podemos olvidarnos de una cosa así?.¡No puede malograrse tan magnífica estructura!. Hay que aprovecharlo todo. El "Proyecto Castor" va a conseguir el disfrute de la gente que tenga la suerte de veranear en una conocida población de la zona del Delta de L´Ebre.
En realidad, es como si le hubiera tocado el "gordo de Navidad" como lo fue en su día el feliz proyecto gracias a la intercesión y la voluntariedad del magno Florentino Perez. Recordemos aquellos momentos inolvidables en este vídeo:





Para disfrutar de una segunda oportunidad, hay que desplazarse hasta la población de Sant Carles de la Ràpita, casi al final de la província de Tarragona, y llegar hasta una de las playas que forman su litoral.
Aquí nos encontraremos con una caja de sorpresas. Así, de golpe, en toda la frente...





En esta estructura se suministran "tikets" para poder visitar la plataforma y por el mismo precio nos incluyen chaleco salvavidas.
El batracio que con tan buen gusto se ha colgado en el dintel del ventanuco expedidor de pases, sin duda, logra plenamente su objetivo: hacer rascar el fondo del bolsillo a más de un incauto.






El proyecto se ha bautizado con el nombre de "Water Dreams". Me recuerda algo..., me recuerda aquella  somnolencia en el inodoro o water, y soñar ... allí sentados, con las piernas totalmente agarrotadas de tanto ensueño transcurrido, de tantos "dreams ..."
¿Y que han hecho estos soñadores?.
Pues habrán untado manteca borreguera al Consistorio local, y como el que manda ha demostrado  tener una muy blanda rebanada mental, han conseguido un suculento contrato que, según nuestros informantes va a perdurar durante 4 fatídicos años. De este modo, han podido montar la estructura del pequeño Castor mucho más cerca de nosotros, casi a pié de playa.
¡Hela ahí!.





El impacto visual de la estructura provoca lo que se llama contaminación visual, un verdadero desbarajuste que tortura los ojos del observador, malogrando la mirada infinita del mar.
Pero al parecer a "Water Dreams" y al "Consistorio", esto  no le importa ni un pepino. Pues nada, mientras no se lo metan delante suyo, que lo disfruten los demás, todos los que vayan a  la  "platja de les delícies" de Sant Carles de la Ràpita y todos los que viven frente al mar.
Ahora los lejanos horizontes se han transformado en una gigantesca lona plastificada reconvertida en parque infantil, como un pecio a medio naufragar.







Y para más " inri ", la estructura divide la playa mediante una tirada de dos largas cuerdas con pequeñas boyas intercaladas, tipo rosario de la aurora, que la mantienen anclada a tierra. Esto provoca todavía más molestias a los osados bañistas que tienen que vigilar los calabrotes provenientes del artefacto, cuando caminan por la orilla. 






Indudablemente con la recuperación de esta contaminante estructura, el Ayuntamiento local la sigue pifiando. ¡Pero a él, qué más le da!. Hace años ya nos obsequió con aquel lastimero espectáculo llamado "Aerobic Sol i Platja" y ahora, con este "proyecto castorcillo", se encumbran de nuevo en la gloria. 
¡ Y es que no tienen remedio !. 
Como dice el refrán: "Donde no hay mata, no hay patata".





Lo único que nos puede salvar es el tridente de Neptuno. Un par de estocadas a la estructura y feliz viaje hacia el fondo de los mares.*


* Hay que proteger el ecosistema marino y por tanto habrá que sacarlo del fondo. No se puede dejar la porquería allí. 


30/6/18

De TORRELLES DE LLOBREGAT a STA. Mª DE CERVELLÓ. Can Sala de Baix. Collet de Can Riera. Ruta de Senderisme.


Un esplendoroso sol, luminoso y cálido de finales de junio constituye por fin el telón de fondo de un itinerario matinal en toda regla.
La ruta comienza en Torrelles de Llobregat, población cercana a Barcelona. Este lugar ha sido también el punto de partida de otros itinerarios que pueden encontrarse perfectamente indexados en el sumario del blog.
Son las 9 de la mañana cuando comienzo a alejarme de la población y tomando un camino ascendente que cruza un bosque de pinos, comienzo una rápida subida. Este camino se convierte en pedregosa senda hasta llegar a la cima. 








Lo que sube baja. El camino se torna más fácil y accede a la otra vertiente de la montaña.








El solitario camino, ahora comienza a descender. A un lado, una crecida vegetación de helechos rodeados de matorrales. No hay duda que la zona permanece la mayor parte del día a la sombra.





Al fondo se alza la silueta inconfundible del Puigvicenç, al que he  subido en repetidas ocasiones:







Sigo descendiendo hacia el fondo del barranco, donde crece una vegetación exuberante y frondosa. Estoy cerca del torrent de cal Valent.






Sumido en la sombra de una calurosa jornada veraniega, el lugar, tienta a la pausa y al descanso en este recóndito enclave del camino. El suave matiz de los rayos del sol penetrando entre las angosturas de las hojas, confiere un ambiente de agradables sensaciones a los sentidos del senderista solitario.








De nuevo el camino vuelve a subir por la otra vertiente, en prolongada pendiente hasta alcanzar de nuevo otro elevado punto de la montaña.
Pasadas las once de la mañana, se requiere la pausa para el desayuno, siendo este, uno de los momentos más trascendentales y extraordinarios de la excursión.






Concluido el desayuno y sentado en una piedra cerca del camino, es el momento de las sensaciones. Cerrar los ojos y escuchar el silencio del bosque, con el murmullo leve de las hojas mecidas por la suave brisa, mientras entre los arboles se escucha sosegado el trino lejano de los pájaros.
El pensamiento se sumerge en un horizonte de infinita complacencia interior mientras el tiempo transcurre en lenta armonía integradora.
Después de esta breve pausa meditativa, sigo perezoso la ruta.






El camino ha ido de nuevo descendiendo hacia el fondo. Ahora es un sendero que penetra en el bosque exuberante de frondosa vegetación. Serpentea subiendo y bajando en un continuo devenir de desniveles inmersos en un ambiente completamente fastuoso. 






El prolongadísimo sendero termina al fin junto a un camino que conduce yendo a la izquierda a Cal Sala de Baix, y a la derecha hacia la iglesia de Santa María de Cervelló, que aparece altiva sobre la colina.







Esta construcción se sitúa bajo las ruinas del castillo de Cervelló y está documentada desde principios del siglo X. En aquella época era sólo una capilla prerrománica, dedicada a la Santa Cruz, a San Esteban y San Dalmau, que dependía del monasterio de Sant Cugat.






El edificio que podemos observar en la actualidad fue construido a finales del siglo XI y es de estilo románico.
La construcción es de piedra arenisca de color rojizo, y consta de una nave cubierta con bóveda de cañón reforzada por dos arcos fajones, con un ábside semicircular decorado externamente con motivos lombardos.








Desde esta atalaya puede contemplarse entre el bosque la gran masía de Can Sala de Baix...





... Y la población de Cervelló.






Saliendo del conjunto románico por un pequeño sendero, puede verse sobre una roca extremadamente lisa, una sepultura antropomórfica de loable interés








La senda va descendiendo y pasa junto la gran edificación de Can Sala de Baix. Es de admirar las dimensiones y la arquitectura de esta masía.










El itinerario continúa ahora por plácidos bosques de esbeltos y altos pinos, escuchando el sonido veraniego de chicharras acaloradas, con abundantes paradas para la hidratación corporal.






El camino vuelve a ascender interminablemente. Paso junto a una aislada casa con hípica incluida y sigo remontando por otro sendero que vuelve a subir para llegar al "Collet de Can Riera".







Paso cercano al punto donde se inicia la senda que sube al Puigvicençs y me desvío de nuevo en dirección a Torrelles, ahora descendiendo por una trocha en muy mal estado.
Voy acercándome al final del itinerario bajo la mirada de un sol indolente.








En fin, ruta con muchas pendientes pero de gran interés y con paisajes naturales de gran belleza.
Aquí dejo el enlace de este itinerario de 15,92 kms de recorrido y 629 mts. de desnivel.




Ruta realizada


3/6/18

Monestir de SANTA MARÍA DE PEDRALBES. REGRESO AL UNIVERSO MEDIEVAL.


El día ha amanecido nublado.
Subimos por una estrecha callejuela después cruzar bajo un portal de aire medieval. Al fondo destaca la torre de un campanario adosado a una iglesia.
El suelo, todavía húmedo por la lluvia caída durante la noche, tiene pavimento de adoquines entre los cuales crecen pequeñas hierbas.







En esta pequeña calle encontramos un conjunto de magníficas edificaciones históricas de relevante interés, con ventanales de estilo románico y capiteles de delicada factura.






Se llega a una pequeña plazoleta, tranquila y silenciosa a esta hora de la mañana. Aquí se levanta una impresionante edificación de estilo gótico.




Se respira calma y silencio, solo roto por los pasos de alguien sobre el empedrado de la calle. Puntualmente, el reloj de la torre desgrana sus campanadas como lo ha venido haciendo desde hace siglos, con tañido monótono que se pierde entre las calles y las antiguas edificaciones.
Se escucha el aleteo de alguna asustadiza paloma que remonta el vuelo para perderse más allá de los muros del recinto.
Cuando la ultima campanada se ha extinguido, rompe el silencio el ruido de un gran cerrojo y el girar de goznes. Se abre el inmenso portalón que da entrada al recinto monástico de Santa María de Pedralbes.





El claustro del monasterio sorprende por sus enormes dimensiones. Permanece en este momento solitario. Se escucha el lejano rumor del agua de una pequeña fuente y el murmullo de las hojas de los arboles mecidas por una suave brisa.







Actualmente, pocas novicias deciden abrazar el claustro, y por este motivo, a día de hoy, la comunidad alberga solo ocho monjas clarisas, que ya no habitan en el monasterio, lo hacen en un edificación anexa al recinto.





Regresamos al universo medieval de 1291 con un personaje histórico, el rey Jaime II. Con 24 años se desposa con Isabel de Castilla, hija de un hermano suyo Alfonso III. Esta unión, anulada por consanguinidad entre los prometidos, es solo civil y no tiene descendencia por no llegar a consumarse. Isabel tiene solo 8 años.
En 1295 se casa por segunda vez, y lo hace ahora con  Blanca de Anjou de 15 años.
Con ella tiene 10 hijos, prácticamente un hijo por año. La reina fallece a los 30 años.
En 1315 Jaime II contrae nuevo matrimonio con María de Chipre. No tiene descendencia al morir esta 4 años más tarde. Finalmente, en 1322 el monarca que ya ha cumplido los 55 años, vuelve a desposarse, y lo hace con Elisenda de Moncada.




En 1327 la reina Elisenda con el apoyo de su esposo, funda el Monasterio de Santa María de Pedralbes. Con esta fundación Elisenda, de fuertes inquietudes espirituales, pretende redimir sus pecados y los de su familia. El lugar de su construcción es idóneo porque esta cerca de la corte de Barcelona y de los núcleos habitados, pero lejos del bullicio de la ciudad.






Para la construcción del monasterio, edificado en tres niveles sucesivos, se aprovecha la pendiente suave de la montaña y se utilizan las terrazas naturales del terreno y algunas de las estructuras del inmueble. Así, en la parte más alta, se ubica el dormitorio; en el nivel intermedio, la iglesia, umbral entre el mundo material y el espiritual, y en el nivel inferior, los huertos. Además, dada la delicada salud del rey, Elisenda manda construir un pequeño palacio junto al monasterio para retirarse, una vez viuda, con las mujeres de su familia. 






El 26 de marzo de 1326 los monarcas colocan la primera piedra del ábside de la iglesia, consagrada el 3 de mayo de 1327 en un acto solemne. 




Tras la ceremonia, ingresa en el monasterio la primera comunidad, formada por 14 monjas y 15 novicias procedentes del convento de clarisas de San Antonio de Barcelona, bajo la dirección de la abadesa sor Sobirana Olzet. El monasterio ya es habitable, pero aún faltan estancias que se irán construyendo a lo largo de los años.






Elisenda, por sus cualidades femeninas, por su exquisita religiosidad, es el mejor sedante que puede encontrar el monarca en la amargura de sus últimos años; el diálogo con la devota esposa endulza sus horas de suplicio espiritual y físico. Bien puede decirse que Elisenda ayuda a Jaime II "a bien morir". Mientras la muerte se acerca, se establece entre los dos esposos "un mutuo deleite religioso". (de la biografía escrita por Martínez Ferrando en 1952)





Al morir el rey, Elisenda traslada su residencia al palacio situado junto al monasterio, un emplazamiento digno para el retiro de una reina viuda sin descendencia donde puede seguir ejerciendo su poder y su influencia. En Pedralbes pasa los últimos 37 años de su vida y, aunque nunca profesa como monja, participa activamente en la vida de la comunidad.




En su testamento, Elisenda deja escrito que se derribará el palacio una vez haya fallecido. A pesar de su retiro, la reina, en calidad de consejera, no permanece al margen de la vida política del reino ni de la propia comunidad de clarisas, para quienes dicta cuatro ordenanzas y a las que lega la mayor parte de sus bienes. El monasterio de los primeros tiempos está regido por los linajes más representativos de la nobleza y la burguesía catalanas, como los Montcada, los Pinós, los Cardona, los Cruïlles, los Centelles, los March, los Castellet o los Bastida.




La tumba de la reina Elisenda se ubica en una de las paredes del claustro mientras que la otra cara da a la iglesia donde puede verse en todo su magnífico esplendor. De este modo, reposando ante tan sagrado recinto, obtendrá plenamente la redención de sus pecados.






Pedralbes llega a disponer de un importante patrimonio que se extiende por toda Cataluña, lo que le confiere un peso político y social preponderante a lo largo de su dilatada trayectoria histórica.





La comunidad que en su momento de gran esplendor tiene cerca de 90 monjas, se someten a rígidas normas de ayuno. En el tiempo anual que va desde septiembre a Pascua, realizan una sola comida al día y en el resto del año dos. Esto exceptúa a las monjas enfermas que, dada su extrema condición, reciben las dos comidas de rigor.






En el refectorio, la monja lectora, desde elevado, púlpito lee pasajes, pensamientos y teologías evangélicas al tiempo que, silenciosa y devotamente, van comiendo las frugales raciones que se preparan en la cocina anexa.





En el recinto claustral se ubican pequeñas celdas individuales donde las monjas pasan las largas horas conventuales aisladas del entorno. Aquí leen, cosen, bordan y en algunos casos, dedican tiempo a la música,  haciendo mas llevaderas las melancolías y añoranzas del mundo que existe más allá de los muros.






Junto al claustro, el templete, adornado con motivo de la festividad del "Corpus", es fiel a la tradición y al perfecto equilibrio: " l´ou com balla ".





Aquí dejo un vídeo del huevo "in motion":





En la herboristería monacal, aparte de los remedios a las  enfermedades que van surgiendo a lo largo de los tiempos,  se preparan pequeños cojines en cuyo interior se introducen pétalos de flores para utilización de la novicia que sufre depresión y tristeza al comenzar la nueva vida en el monasterio. Es lo que hoy llamamos "aromaterapia". Ellas ya lo sabían.





En definitiva, pequeños apuntes y curiosidades históricas, de enorme trascendencia en el devenir cultural del medioevo.
Una visita imprescindible que nos traslada a otra época y a otro modo de vida distinto, donde el transcurrir de las horas y el devenir del tiempo, lo marca la torre conventual, con el acompasado tañido de la campana.