31/8/11

EN BTT. DESCENS PER SENDERS. SERRA DEL MONTSIA. ESTIU 2011.

Para terminar este capítulo del blog perteneciente al mes de agosto, ahí van unas instantáneas pertenecientes a salidas cortas con la bici.
En la primera de ellas, obsérvese en que “fregao” me metí rodeado de agua entre unas zonas de arrozales cerca de  Sant Carles dela Ràpita.

El camino acuífero.
      

Imposible pedalear...

Esta otra pertenece a una excursión a la famosísima “Casa de Fusta”, cerca del pequeño núcleo de Ploblenou del Delta. En esta ocasión se exhibe Franclipillo mostrando sus habilidades.



Camino al Poblenou.


Con "los bous" del Delta. La Encanysada.



Y en esta tercera,el descenso de una terrorífica sendera que se encuentra en las estribaciones de la serra del Montsià. Aquí, tras unas duras subidas de casi 6 km .,ponemos luego toda nuestra habilidad en un difícil descenso donde los frenos de disco de nuestras btt.  tiene la mayor parte del protagonismo.


La subida...

La Foradada. Serra del Montsià

Más subidas...

El suelo "alfombrado", pero con subida...

Ahora si, el descenso.

Impresionante sendero...


Clavando la rueda delantera...




Y muchas veces todo tiene sus consecuencias. Una de ellas, es que una rueda sin tubeless no para de tener pinchazos, y aquí el chico aprende por primera vez a repararlos.


El pinchazo...

La burbuja y el agujero...

He aquí la prueba. El algodón no engaña...

Hasta el próximo año BTT...

CORBERA D´EBRE. VILALBA DELS ARCS. LA FATARELLA. RUTA EN BTT.


“Recorregut molt variat: conrreus de tota mena, petits bosquets, marjades de pedra seca, així com algunes cabanes també de pedra seca molt característiques de la zona. El recorregut sempre transcorre per un camí carreter molt arrenjat i ample”.
Así definene nuestro “rutero” preferido Josep Insa Montava esta agradable excursión por la Terra Alta.
Hemos iniciado el itinerario en la población de Corbera d´Ebre. Hoy me acompaña también mi pupilo que se está iniciando en esto de la Btt.


Iniciando la ruta en Corbera d´Ebre.

Al comenzar, es obligatoria la visita al Poble Vell, bombardeado durante la guerra civil en 1938.
Presenta todavía unas ruinas entrañables que la história no puede olvidar.
La Iglesia es un fiel exponente de los hechos ocurridos en la época.



Poble Vell. Corbera d´Ebre.


Esglèsia. Poble Vell de Corbera d´Ebre.

Interior esglèsia. Poble Vell. Corbera d´Ebre.


El árbol retorcido. Corbera d´Ebre.

Las indicaciones de nuestro Josep, no son a veces muy explícitas, así que hasta poder iniciar verdaderamente la ruta, tenemos que realizar un par de tentativas fustradas. Provamos por dos caminos incorrectos. A mi acompañante se le agotaron las fuerzas, así que cuando realmente comenzamos, el chico estaba falto de glucosa. Ya sabrá para otra ocasión cómo debe emprenderse una ruta.
El camino está rodeado de viñedos y olivos. En muchos de los campos, los agricultores vendímian, y los vemos a lo lejos realizando estas faenas.



Parque eólico cerca de Vilalba dels Arcs.

También nos rodean unos enormes aerogeneradores eólicos. La altitudes próximas estan salpicadas de estos grandes ingenios del viento.
Nos detenemos para verlos de muy cerca, y desde su base podemos contemplar la enorme magnitud de la estructura metálica.
Llegamos a la siguiente etapa de la ruta, Vilalba dels Arcs, y allí en la calle que lo atraviesa, encontramos una tienda con bebida para que el pupilo se refresque y regenere los azúcares necesarios para darle al pedal.
Una vez reconfortado, advertimos que la rueda delantera presenta un brusco descenso de presión. Parece que asoma nuevamente el presunto pinchazo. Hincho con dificultad la rueda y luego aprovechamos para darmos una vuelta por el pueblo, visitando sus empinadas y tortuosas calles, su iglésia de grandes proporciones.



Esglèsia de Vilalba dels Arcs


Observando la arquitectura. Vilalba dels Arcs.

 En uno de los bancos exteriores se encuentran unas señoras hablando tranquilamente como es habitual en los pueblos. Les pregunto dónde podemos encontrar una fuente, y amablemente una de estas señoras se ofrece a llenarnos los dos bidones de agua.
Tras comentar nuestra afición por la bici y nuestro próximo destino, nos despedimos de ellas.
Salimos del pueblo hacia unos antics rentadors del poble. No consigo encontrar el camino correcto, así que erroneamente vamos subiendo y llegando a una zona donde encontramos otro gran parque eólico.


En el parque eólico, hacia La Fatarella.


En la distancia nos vamos alejando de la población de Vilalba dels Arcs, y junto al camino un viñedo próximo nos aprovisiona de una variedad de uva negra, muy dulce, que hace las delicias de nuestro sediento paladar.



Vilalba dels Arcs, a lo lejos...

Las dulces uvas del camino.

La uva de Vilalba dels Arcs

Seguimos atravesando el parque eólico y llegamos finalmente a una carretera comarcal que viene de Gandesa. Pasa un coche y pregunto si la carretera nos lleva a la Fatarella. Resulta ser un hombre de la zona que amablemente nos indica que estamos a unos 5 km. del pueblo.
Nos sigue preocupando la rueda delantera, va perdiendo aire.
Llegamos a otro cruce de carreteras. A esta hora, casi las 2 de la tarde, casi no hay tránsito.
En una isleta del cruce, vuelvo dificultosamente a llenar de aire la rueda.


Dando aire en el cruce...


Varias direcciones...

Otra foto del fatídico hinchado...

En poco tiempo deslizándonos como flechas que lleva el aire, llegamos a La Fatarella.
El pueblo está casi desierto. Finalmente pregunto a un hombre dónde se encuentra el camino que nos llevará otra vez a Corbera d´Ebre.
Tras informarnos debidamente, aprovechamos una fuente que hallamos a nuestro paso para refrescarnos. El calor no ha sido exagerado, pero conviene tomar medidas.


La font de La Fatarella


Ermita de La Fatarella.

Nos dirigimos hacia la Font de Bingaubó y la encontramos mas sedienta que la piedra sobre la que está construida.
Cerca de la font hay un palo con indicaciones de la ruta a seguir. Vamos en buena dirección…
Ha llegado la hora de comer. En una pequeña zona boscosa aprovechamos para satisfacer esta necesidad.


Indicador variado...

El menú de hoy promete exceléncia. La lata de cavalla en escabeche y la de rodajas de calamar, serán un mix difícil de olvidar a la sombra de un gigantesco pino.


Cavalla + rodajas de calamar...

Una vez concluido seguimos ruta por estos parajes tan singulares y de tanta significación histórica. Varios postes explicativos que se hallan en el camino, así lo atestiguan. Cruzamos de nuevo la carretera de Gandesa y enfilamos, ahora sí, por un pedregoso camino en una prolongada y deliciosa bajada de unos 5 km.


Descendiendo durante 5 km.

En buena ruta.

Hacemos alguna parada para seguir degustando unas cuantas uvas de viñedos próximos.
Y seguimos descendiendo disfrutando del aire, del tiempo y del paisaje. Allá a lo lejos otros vendimiadores. Los saludo agitando el brazo y ellos a su vez, también nos saludan.
El descenso llega a su fin. Estamos muy cerca de Corbera d´Ebre y vemos ya el campanario y sus primeras calles.


Paisaje. Cerca de Corbera d´Ebre.

Ahora para llegar a nuestro destino, se nos obsequia con una prolongada subida que realizamos tranquilamente y sin prisas.


Llegando a Corbera d´Ebre. Última subida...

Hemos llegado y aprovechamos para dar una vuelta por el pueblo. Hay movimiento en la cooperativa agrícola por eso del vermar.
La rueda ya no resiste. Decidimos terminar esta excursión en un bar y tomarnos un helado para resfrescarnos gratamente de estos paisajes que hemos tenido la suerte de vivir y disfrutar en el día de hoy.
¡Ahí queda eso!.
Km. realizados: 40 aprox.

29/8/11

VIA VERDA VAL DE ZAFÁN. RACÓ DE LES OLLES. RUTA EN BTT.

Como cada año desde el lejano 2004, hemos realizado el tradicional recorrido en btt por este singular y siempre sorprendente lugar.
Ha comenzado la excursión en la pequeña población de Xerta, y hacia las diez de la mañana, los pedales han comenzado su movimiento.
El ambiente, el paisaje, los túneles siempre sorprendentes, nos van acompañando un año tras otro, y siempre vamos descubriendo aquel entorno que en otras ocasiones ha pasado desapercibido.
Este año he ido también acompañado de mi hijo, junto con otro compañero suyo.
El estreno de su nueva y flamante bicicleta, ha dado nuevo ímpetu a la excursión, y ya desde buena hora hemos visto que la nueva máquina tiene un muy buen desarrollo.


Túnel de la Vía Verda.



En el trayecto por mitad de un oscuro túnel, alumbrado por nuestras luces, hemos descubierto una persona que andaba medio a tientas intentando despejar la oscuridad del entorno.
Le he ayudado a cruzar el túnel alumbrándolo debidamente. Hemos estado conversando un rato. 



El peregrino de la Vía Verda.


El señor, un jubilado de Matadepera, vive con énfasis el excursionismo. Según me relata, ha realizado el Camino de Santiago por los diferentes lugares donde que transcurre. Ahora estaba haciéndolo por la ruta denominada “Camí de Sant Jaume del Ebre”.
Partiendo de la desembocadura, se llega hasta Tortosa y se sigue hacia Gandesa, Aragón, y Logroño, dónde se une con  el que se dirige a Santiago de Compostela.
El agradable peregrino viaja sólo, ya que según nos cuenta, para este tipo de recorrido prefiere hacerlo así, en solitud. El objetivo de ese día era llegar hasta Gandesa.
Le cuento que tendrá que llegar hasta el Santuario de La Fontcalda, y de allí remontar por la famosísima Vall del Frare (o si no que se lo pregunten a mi hijo), y desde allí, llegar a Gandesa.
Nos hacemos unas fotos prometiéndole el envío de las mismas, y nosotros seguimos la ruta pedaleando insistentemente, y reduciendo las existencias isotónicas y acuíferas.



Cerca de La Fontcalda.


En el trayecto encontramos en repetidas ocasiones (nos vamos pasando mutuamente) a una pareja de La Gornal que realiza la ruta desde Tortosa hasta Alcañiz, Puebla de Híjar y regreso a Tortosa. También muy agradables, nos comentan las visicitudes de su anterior trayecto realizado el año pasado.
Seguimos y llegamos a Bot. Paramos en la fuente de la estación para que los sedientos de agua llenen sus bidones y se refresquen.


Font de l´estació de Bot.


Siguiente alto en el camino, Horta de Sant Joan.
Aquí decidimos llegar hasta la próxima estación: Arnes, punto final del trayecto.
Son cerca de las dos de la tarde, y resulta grato pedalear por la Vía.
La ruta una vez llegados a Arnes transcurre ya hacia Aragón por un enorme viaducto desde dónde podemos observar unas zonas del río aprovechadas para el baño veraniego.




Franclipillo con su bici...

Hacia Arnes, última etapa...



Una vez llegados a Arnes, avanzamos por la Vía Verda unos 500 metros y desde un puente, vemos cerca, sobre un montículo, la pequeña y tranquila población de Lledó de Algars. Hace un par de años ya realizé un recorrido por esta zona (otra excursión de Josep Insa Montava).
Decidimos otra opción de regreso. Llegamos hasta la estación de Horta de Sant Joan, y nos dirigimos hacia otra zona desconocida todavía por mí. Se trata de un lugar denominado “Les Olles”, un lugar de recreo en el río donde podremos refrescarnos en el agua y comer el ya habitual bocata de mejillones.



El aprovechado río...


Hacia el "Racó de les Olles"


Y hacia allí vamos, descendiendo a toda velocidad por una carretera fantástica.


El buen descenso.


Cruzamos un lugar dónde hay una edificación construida por la Orden de los Templarios. Es la “Torre del Prior” o de Galindo.


Torre del Prior o de Galindo.



Puerta de la Torre del Prior.
 

Llegamos a Les Olles. Fantástico lugar. No dudamos en refrescarnos en las tranquilas y oscuras aguas llenas de peces...



Racó de les Olles.

Los peces en el río...

Las tranquilas aguas de Les Olles.


Los acompañantes tiene cierta vergüenza ya que no llevan bañador… pero pronto deciden liquidar esta vergüenza.


¿Decidimos un baño?.


Despues del bocata, subimos otra vez por la carretera los 5 km. que nos separan de Horta de Sant Joan. Esta vez, tienen incluso que bajar de la bici y empujarla en algunos fatigosos tramos…
Pero el final siempre llega y ya nos hemos comido las empinadas subidas.


La subida hacia Horta de Sant Joan.


El cielo va encapotándose presagiando una tormenta. Comenzamos el regreso por la vía con destino a Xerta.
Hacemos un alto en La Fontcalda para tomarnos un helado. El bar, inexplicablemente está cerrado, y ¡son las 5:30 de la tarde!.
Decidimos llegar hasta Benifallet y allí, al estar habilitada la estación con habitaciones, y bar restaurante, hacer la parada de descanso.
La estación de Benifallet, es un lugar rodeado de bosque. Apetece mucho estar aquí y tomarse algo tranquilamente en este lento transcurrir del tiempo…
La estación ofrece también un variado menú, restablecedor de fuerzas para el ciclista o para el sedentario, ya que es fácil acceder al lugar por una estrecha carretera.
Caen algunas gotas de lluvia cuando abandonamos el lugar, y reconfortados por el helado y la bebida que hemos tomado, pronto llegamos a nuestro destino final.



Los oscuros túneles de La Vía Verda.



Han sido un recorrido de 88 km., tranquilo y sosegado a pesar de unas fuertes subidas que mis acompañantes recordarán siempre, pero a pesar de esto, podremos saborear en nuestra memoria el fantástico trayecto realizado.
 

Cargando las bicicletas después de la ruta...