4/1/11

SANTA MARIA DE MIRALLES. LES COLOMINES. EL GRONY DE MIRALLES Y L´AGULLA GROSSA. CASTELL DE MIRALLES. Ruta de senderisme.


Son las 8:30 de la mañana. Acabo de llegar a Sta. María de Miralles. El pasado mes de diciembre, después de haber realizado una primera excursión por esta zona, (Ver “Per la vall de Miralles” en una anterior entrada del blog, diciembre de 2010), descubrí que la zona tenía mas posibilidades, así que decidí volver y hacer una nueva ruta.


Amanecer en  Sta. María de Miralles.

Por la señalada “Ruta de les Vinyes”, se accede a través de un plácido recorrido, hacia el “Grony de Miralles” y “L´Agulla Grossa”, y desde aquí hacia el Castell de Miralles.

Indicador de ruta



La mañana es fría. La temperatura al comenzar la ruta en Sant Romà de Miralles es de 2º C.
Me dirijo hacia el lugar llamado “Les Colomines”, una impresionante masía que fue en su día lugar de paso o “camí ral” del viajero que andaba por estas apartadas comarcas.
Al cabo de unos 40´, llego a una edificación muy bien restaurada. Un buen descanso en este lugar debe prometer gratificantes sorpresas.


Casa cerca de Les Colomines.

Sigo adelante por un camino tranquilo y fácil y al poco llego a “Les Colomines”.

Esta gran masía, se encuentra ya abandonada. Después he visto que está habitada en otra parte donde se ha rehabilitado.
Decido iniciar una exploración a la enorme construcción. 


Les Colomines.

Un gran portalón abierto a los cuatro vientos da paso a pequeñas estancias y habitaciones lúgubres, en completo abandono, sucias y llenas de telarañas.




Los testimonios gráficos hablan por si solos.
Un roído calendario colgado en la pared, tiene fecha de1985 evidenciando el tiempo en que fue abandonada la casa.

El calendario de 1985.

Tipísmo entre el abandono.

Portalón en una de las entradas a Les Colomines.

Exterior de la gran masía de Les Colomines.
.
Regreso al exterior y allí, rodeando la casa encuentro una nueva puerta abierta al abandono. Unas destartaladas escaleras me conducen al piso superior. Voy pasando por varias habitaciones llenas de trastos rotos y gran cantidad de revistas y periódicos abandonados desordenadamente por el suelo.
Voy recorriendo las estancias…las fotografías realizadas son muy elocuentes.
.
Dormitorio "suite" en Les Colomines.

Otro aspecto de la "suite".


La "otra alcoba".

Sentado frente al mundo. Obsérvese el lavabo al fondo.

Abandono definitivamente la masía y me dirijo siguiendo la ruta hacia l´Agulla Grossa que empiezo a ver con los imprescindibles prismáticos.
Cruce de caminos, voy hacia la derecha y tras andar unos cinco minutos llego a un campo sembrado donde el sol no hace acto de presencia en su recorrido invernal.
El suelo está completamente helado.


El campo helado.

La "rosada" durante todo el día.

Regreso al cruce y ahora sí, hacia la izquierda. Al poco me encuentro con una nueva pista con indicador: Castell de Queralt, una ruta que desde hace tiempo empieza a vislumbrarse como una nueva excursión.

.
Hacia el castell de Queralt.

L´Agulla Grossa.



Llego a una explanada de la montaña donde se encuentran las ruinosas paredes de unos abandonados corrales. Desde aquí parte el sendero que en poco más de cinco minutos me conduce a la cima de l´Agulla Grossa.
Son 866 metros con una impresionante vista. Hacia el este San Martí de Tous, Igualada y otras poblaciones colindantes. Al noroeste el “Grony de Miralles”. Al sur, toda “la vall de Miralles”, el castillo de Miralles… Impresionante.


Desde L´Agulla Grossa.

En esta cima encuentro un pequeño belén con figuras de madera colocado recientemente. Dentro, una libreta para firmas del excursionista intrépido. Escribo unas anotaciones de mi paso por el lugar y aprovecho para leer anteriores citas. Constato que el día anterior, 2 de enero, ha habido otra visita.

El "pessebre de l´Agulla Grossa".

El cuaderno de citas.



El viento helado hace que abandone el lugar y siga la ruta hacia el castell de Miralles, donde llego al cabo de unos 40 minutos.


Por la pista hacia el castell de Miralles.

El castell de Miralles.

El lugar es agradable, subo hacia la parte del castillo, buenas vistas por todos los lados.

Vista desde el castell de Miralles.

Patio de armas del castell.


Ermita y castell de Miralles.

Torres de defensa.

Después de abandonar el lugar, llego por el descendente camino asfaltado, a la carretera de Igualada a Valls. De allí sigo durante unos veinte minutos por el arcén hasta llegar al camino que conduce a la riera de Miralles y de aquí, por el camino que la cruza, llegar hasta Sant Romà, punto final de la excursión. Han sido unos 16 km. impresionantes y relajantes.



El sol y la luz invernal entre las hojas.



Arboles en la riera de Miralles.

Por cierto, al perro de Sant Romà lo he oído con sus ladridos mientras estaba cambiándome las botas, pero debe estar encerrado en el día de hoy y desgraciadamente, no he podido disfrutar con su visita. ¡Lástima!.



Ruta realizada."Clicar" para ver con detalle.

1 comentario:

  1. Hola,sólo darte las gracias, hemos pateado Miralles, y nos encantó( a mi chica y a mi)tu información nos sirvió de gran ayuda, gracias mil
    Patrick( Santa margarida de Montbui-comarca de la Anoia)

    ResponderEliminar